Desde el 12 de enero de 2009, los nacionales de los países que reciben el programa de exención de visado deben solicitar una autorización de viaje antes de que puedan viajar a los Estados Unidos.

ESTA autorización de viaje es válida hasta por dos años y se puede actualizar muy fácilmente para viajes posteriores.