Esta autorización es requerida por el gobierno canadiense para hacer frente a cualquier fraude y para asegurar el control de la inmigración.